jueves, 29 de marzo de 2012

Los caballos

El caballo es un animal mamífero de la familia de los équidos , herbívoro, de cuello alto y arqueado.

 A la hembra del caballo se le llama yegua y a las crías, potros o potrillos si son machos y potrancas si son hembras. La cría y utilización del caballo por parte del hombre se conoce como ganadería equina o caballar, y su domesticación se remonta a unos 3600 años a. C., en la región de Kazajistán.

Biología y comportamiento

En la naturaleza los caballos son presas de los depredadores y por ello tienen fuertes instintos de huida y defensa. Su primera reacción ante una amenaza es asustarse y huir pero también son capaces de defenderse cuando no pueden escapar o cuando se amenaza a sus crías. Suelen ser curiosos, y cuando se asustan suelen investigar un instante sobre la causa de su miedo y no siempre huyen al descubrir que hay peligro. La mayoría de las razas de silla se han desarrollado por su velocidad, agilidad, resistencia y estado de alerta; cualidades naturales que provienen de sus ancestros salvajes. Aunque por la cría selectiva algunas razas son más dóciles, en especial los caballos de tiro. Los caballos son animales de manada, con jerarquías claras, liderados por un animal dominante (generalmente una yegua). Por lo tanto son animales sociales que establecen vínculos de unión con individuos de su propia especie y con otros animales, incluidos los humanos. Se pueden comunicar de varias formas, con vocalizaciones y relinchos de varios tonos, mediante el acicalado mutuo y el lenguaje corporal. Muchos caballos son difíciles de manejar si se separan del grupo, pero con entrenamiento, aprenden a aceptar la compañía humana, y así se sienten a gusto separados de otros caballos. Cuando son encerrados sin compañía, y sin recibir ejercicio y estimulación adecuada pueden desarrollar lo que se llama vicios de establo, varios malos hábitos de origen psicológico, entre los que se incluye la masticación de las maderas, dar coces a las paredes, andar hacia delante y atrás entre otros problemas.

Reproducción 

El caballo alcanza la madurez sexual a los 4 años. La gestación dura unos 11 meses, y la hembra da a luz una única cría (el nacimiento de gemelos es algo raro como los partos de tres o más potrillos, y se da más en yeguas de edad avanzada). Los caballos domésticos pueden tener dificultades en el acoplamiento sexual por lo que, en ciertas ocasiones, a la hora de fecundar a la hembra se hace necesario que dirija el pene del caballo una persona, a la que se la llama «mamporrero».

Edad

Tienen una vida media de 25 a 40 años en cautividad y en libertad viven en torno a los 25 años. La inclinación de los dientes incisivos se incrementa con el tiempo y sirve para determinar la edad del caballo. Es normal que en cualquiera de los casos vivan algo más. La madurez no la alcanzan hasta los 4 años cuando dejan de ser potros (potrancas en el caso de que sean hembras), a esta edad se les comienza a domar y a montar. A los 4 años son considerados caballos adultos, y tienden a tranquilizarse. Un caballo con buena salud puede ser montado hasta bien entrados los 20 años.

Temperamento

Por su temperamento las razas se dividen en:
  • Caballos de sangre fría: son aquellos de temperamento muy tranquilo, por lo general este tipo de caballos son de razas pesadas como el percherón, clydesdale, etc.
  • Caballos de sangre tibia: son conocidos comúnmente como warmblood, son razas obtenidas del resultado de la cruza de caballos de sangre fría con caballos de sangre caliente. Obteniendo de los primeros su tranquilidad y docilidad y de los segundos su agilidad y ligereza. Los más conocidos son los de origen alemán (hanoveriano, westfaliano, trakener, etc.), pero existen warmbloods de otros países.
  • Caballos de sangre caliente: son caballos de temperamento alerta y nervioso. Tres de las razas características de este tipo de caballo son el árabe, el pura sangre inglés y el pura raza española.

Tipos de razas

Caballo Appaloosa:

Apalusa o Appaloosa es una raza de caballo criada según las normas de una asociación fundada en Idaho (Estados Unidos) en 1938: Appaloosa Horse Club. Esta asociación quería preservar los caballos de la tribu Nez Perce casi extintos.
Un aspecto importante en los Appaloosa actuales es el de su pelaje, llamado "pecoso" o "appaloosa" (en minúscula). Hay otras razas de caballos con este pelaje "appaloosa". En algunos casos como color exclusivo y en otros como pelaje ocasional o frecuente junto a otros colores.

Caballo Marwari:

El caballo Marwari o Malani es una raza de caballo de la región de Marwar (o Jodhpur) en la India. Son caballos de aspecto parecido al caballo árabe, muy valientes y tradicionalmente usados como caballos de guerra. Tienen las orejas curvadas hacia dentro y se presentan en todos los pelajes.




Caballo de Merens:


Se trata de un caballo verdadero, y no un pony, de características similares a otras razas procedentes del tronco del norte de la península ibérica. En líneas generales recuerda al Caballo Losino, pero es más masivo que este y presenta cernejas en los tarsos. Es un caballo rústico de montaña y no de la meseta, así que su paso es muy firme sobre terrenos accidentados. También resulta muy resistente a las inclemencias del tiempo y la falta de alimento, siendo por tanto un caballo que ha sido muy usado por los habitantes de esas regiones por sus cualidades.


Caballo Mustang:


El Mustang tiene un origen europeo: Los caballos Mustang descienden de los caballos españoles llevados a América por los conquistadores. Es la última especie de caballos salvajes del continente americano. De hecho, estos caballos están protegidos por la ley estadounidense. Maltratar o matar a un mustang constituye una infracción federal en los EEUU.
Los indios que vivían en el continente americano antes que llegaran los europeos, no conocían el caballo y aunque primero tuvieron miedo de ellos, posteriormente comprendieron que podía ser un elemento decisivo, ya fuera para cazar o para la guerra.
Los Mustangs viven en grupos de una quincena de individuos, a veces más. Cada rebaño consta de yeguas y de potros, así como jóvenes machos de menos de dos años. Un solo individuo dirige el grupo. Éste es el que manda.

Él acecha y vigila a la vez a otros machos y a los depredadores que amenazan a los potros (coyotes, pumas, osos), protegiendo a su grupo. De esta forma asegura la seguridad del grupo manteniendo su dominio.
El mustang es pequeño y vigoroso. De cuello corto y cabeza más bien pequeña, el mustang tiene unos ojos expresivos y una testuz rectilínea. Posee una grupa baja y unos miembros secos y duros. Mide entre 1’35 metros y 1’55 metros.

Caballo rápido y fuerte, el mustang es capaz de sobrevivir en regiones áridas y montañosas, donde se alimenta sólo con plantas leñosas y con matorrales espinosos. Animal que bebe poco, resiste tanto calores secos como grandes fríos.



Caballos españoles:


El caballo español o caballo andaluz es una raza de caballo. Su origen, como su propio nombre indica, es España.
Su presencia en la Península se calcula desde la época de los romanos. Casi con total seguridad este caballo español se mezcló con el bereber y el árabe, en la época en que los árabes dominaban España. Esta mezcla de razas hizo que el caballo autóctono adquiriera la elegancia típica del caballo español actual.
Se caracteriza por sus aptitudes físicas:
La altura de cruz suele oscilar entre los 155 y los 165 centímetros.
Su cabeza es de tamaño medio y ligeramente convexa, con unos ojos vivaces y peculiares, de mirada despierta.
El cuello del caballo español o andaluz es fuerte y arqueado, cubierto con una crin larga. Su pecho es amplio y fuerte, con un dorso musculado.
Por todas sus características, es un caballo apto para la silla.
Su carácter es obediente y suele darse la rápida compenetración con el jinete.
Podemos decir que es un caballo proporcionado en toda su estética.
Además, por sus aptitudes, tienen facilidad para el toreo y para el manejo de ganado vacuno extensivo.







Caballos blancos:


-Albinos: 

Este caballo se caracteriza por su pelaje blanco, por su piel rosada y por sus ojos azul pizarra o azul oscuro. En estado salvaje, el Albino tiene los ojos rosas debido a la falta de pigmentos. El Albino es una de las razas más dóciles, inteligentes y equilibradas que existen.

-Lippizzanos:

El Lippizzano debe su nombre al acaballadero esloveno de Lipizza, fundado en 1580. Este caballo también es domado en otras regiones de Europa del este. La mayoría de la gente asocia al caballo Lippizzano con la Escuela de Equitación española de Viena.
Sólo los mejores sementales blancos, de cinco años de edad, están admitidos en el programa de entrenamiento. Los mejores caballos se convierten finalmente en sementales reproductores.

El Lippizzano ha demostrado también sus cualidades en el deporte ecuestre o en la doma internacional. El árabe o el andaluz son antepasados de los caballos Lippizzanos.

-Caballo camargués:

El caballo camargués lleva el mismo nombre que su región de origen en el delta del río Ródano, en el sur de la Francia. La raza camarguesa es una raza muy primitiva. De hecho, se piensa que este caballo tiene un lazo muy estrecho con los caballos representados en las pinturas rupestres de las cuevas de Lascaux, en Francia.
Este caballo vive en las regiones pantanosas de Camargue desde hace centenares de años. Los vaqueros los utilizan para reunir los rebaños de toros salvajes.


Caballos árabes:


La raza árabes es la raza más pura y antigua que existe.Para muchos es el caballo más hermoso. 
Existen referencias artísticas de este animal al menos 2.500 años antes de Cristo, y el pueblo más relacionado con él es el desierto. 
Más tarde, con las conquistas musulmanas, su raza se extendió por el resto del mundo.
Raza de caballo que se caracteriza por su buena salud, inteligencia y belleza. Una de sus características es su cabeza corta y fina. En esta imagen podemos apreciar su perfil, su cabeza corta y fina y la curva arqueada de su cuello. Por eso su cruz también es redondeada y su cuerpo largo y recto
Sus extremidades son largas y muy fuertes, con tendones definidos.
La nariz y las orejas son pequeñas y sus ojos grandes.
Su gran movilidad es gracias al arco que se forma al unir la cabeza y el cuello, llamado mitbah, lo que le facilita cambiar de dirección con soltura y rapidez.
Su andar es característico ya que suele llevar la cola en alto y la cabeza erguida. En carrera, la elegancia de su galope hace que contemplarlo sea una maravilla.
Con una antigüedad de más de mil años, el caballo árabe ha sido parte imprescindible en la mejor de otras razas equinas.
La seña más característica del caballo árabe es su resistencia.
Su cabeza tiene una gran movilidad debido a la curva arqueada de su cuello.
Sus ojos son vivos y muy expresivos, siempre de color negro, rodeados de una piel muy fina en los párpados. Las orejas son pequeñas en proporción con la cabeza, con las puntas convergentes y con gran movilidad.
Su alzada oscila entre los 143 y 152 centímetros normalmente y su cola tiene un nacimiento alto con tacto sedoso, así como su crin.

Como curiosidad, destacar que tiene una formación ósea peculiar, con 17 costillas, en otras razas es de 18, 5 huesos lumbares, en otros caballos suele ser de 6, y cuenta con 16 vértebras, cuando lo normal son 18.


Caballos Przewalski:



El caballo de Przewalski, descrito en 1879 por el coronel Przewalski en su viaje de regreso de Mongolia, pertenece a la familia de los équidos que también engloba a las cebras y los asnos salvajes. Contrariamente a otros caballos como los Mustangs (nacidos de animales domésticos y devueltos al estado salvaje), estos nunca han sido domesticados. Este hecho le hace ser reconocido como la única especie de caballos salvajes que existe en el mundo.
Hace miles de años, esta especia de caballos  recorrían libremente las zonas de Asia Central y de Europa (como demuestran las pinturas famosas y rupestres del sur de la Francia y del norte de España. Desde hace bastantes años, este caballo ya no existe en libertad en ninguna zona de Europa. Los últimos individuos fueron observados en los años 70, en Dzungaria (Mongolia).
Las organizaciones internacionales de conservación de la naturaleza consideran el caballo de Przewalski como una de las especies más amenazadas en el mundo. Gracias a estas asociaciones, la especie pudo ser salvada de la extinción. Pero actualmente, por desgracia, no encontramos ningún ejemplar más que en cautividad. Este modo de vida (desprovisto de selección natural) pone en serio peligro el futuro de esta especia de caballos. Por ello, se están elaborando planes de reintegración de esta especie a la vida en libertad, particularmente en Mongolia y en China, aunque estos proyectos se antojan difíciles y parece que su ejecución será para largo.
El caballo de Przewalski difiere genéticamente del caballo domesticado porque tiene sesenta y seis cromosomas y no sesenta y cuatro. Su apariencia revela varios rasgos "primitivos": Una cabeza grande (no está proporcionada al resto del cuerpo), sus ojos están colocados en altura y no sobre los costados, sus orejas son largas, un cuello espeso y un cuerpo compacto en el que destacan sus patas proporcionalmente más cortas con rayas sobre las mismas.
Nadie ha conseguido montarle ni domarle. El caballo de Przewalski es capaz de sobrevivir con pequeñas raciones y puede aguantar calores y fríos extremos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada